Document created: 21 september 2006
Air & Space Power Journal - Español  Tercer  Trimestre 2006


El Nuevo Romance Chino con América Latina

Comprendiendo la Dinámica y las Implicaciones Regionales

Dr. Evan Ellis

China en América Latina

LAS INICIATIVAS chinas en América Latina cada vez más se han convertido en un fenómeno de interés para los encargados de formular políticas en Estados Unidos y en la comunidad de seguridad nacional. Aunque el comercio y la inversión china en América Latina se han estado ampliando exponencialmente durante los últimos seis años, el asunto recibió poca atención hasta noviembre del 2004 cuando el presidente chino Hu Jintao efectuó una visita notoria en la región en combinación con la participación china en la Cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) celebrada en Santiago, Chile, en el 2004. El viaje de Hu incluyó visitas a cinco países latinoamericanos, la firma de 39 acuerdos comerciales y un compromiso de invertir $100 billones de dólares durante los próximos 10 años.1 La nueva y agresiva diplomacia económica de China cautivó la atención de la prensa mundial, la imaginación de la élite latinoamericana2 en una región que por mucho tiempo padeció la fuga de capital global hacia Asia y otros lugares en el extranjero.3 En los meses subsiguientes, la visita de Hu a Chile, Argentina, Brasil, Venezuela y Cuba fue seguida inmediatamente por un viaje notorio similar por parte del vicepresidente chino, Zeng Quinghong en combinación con el Foro de Cooperación Económica y Comercial China-Caribe, incluyendo paradas en México, Perú, Venezuela, Trinidad y Tobago.4 Durante los meses subsiguientes, Hu Jintao efectuó visitas individuales a Venezuela y México, mientras que numerosos líderes latinoamericanos visitaron la China en busca de intercambios comerciales e inversiones—incluyendo el Presidente Álvaro Uribe de Colombia, Alejandro Toledo de Perú y, más recientemente, Evo Morales de Bolivia.5

Reflejando la nueva atención de Estados Unidos a este asunto, varias conferencias y foros políticos incluyeron en su agenda el tema de China en América Latina. Además, durante el 2005, tanto el Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes y el Comité del Senado sobre Relaciones Exteriores llevaron a cabo audiencias sobre ese tema.6

La finalidad de este documento es analizar la naturaleza de las iniciativas chinas en América Latina y sus implicaciones para la región. La conclusión principal de este artículo es que, si bien el interés chino en América Latina se ve impulsado por las necesidades de recursos de ese país, la naturaleza de este compromiso, en el contexto singular de América Latina, podría aumentar la inestabilidad socio-política, con costes y crisis externas que podrían incidir profundamente en los intereses nacionales de Estados Unidos.

Necesidad de materia prima induce a China en América Latina

Aunque China es un país grande y rico en recursos, durante los últimos 27 años el crecimiento económico chino, que ha sido rápido y sostenido, ha generado niveles de demanda de materia prima que sobrepasan lo que puede producir internamente u obtener dentro de Asia. Desde 1979, el crecimiento económico chino ha crecido a un promedio del 9.6%, incluyendo una tasa de crecimiento del 10.1% en el 2004 y una tasa prevista de 9.9% para el 2006.7 Además, el actual (11avo) Plan Quinquenal Chino dedica recursos para extender la industrialización en el interior del país, aumentando la demanda de productos básicos empleados en la construcción de instalaciones y activos fijos. El resultado del crecimiento sostenido recalcando la formación de capital fijo es que, si bien China sólo responde por el 4.4% del PNB global, consume 7.4% del petróleo del mundo, 31% del carbón mineral del mundo, 30% del hierro del mundo, 27% del acero laminado y el 40% del cemento del mundo.8

En el lado de la oferta, China sencillamente no ha podido mantenerse a la par con la demanda en sectores claves tales como el petróleo y ciertos metales, a pesar de los esfuerzos emprendedores de exploración y las inversiones en la expansión de capacidades. La agricultura china ha sido limitada, por ejemplo, por la ineficacia, los límites en terrenos apropiados9, y la usurpación por parte de urbanizadores de tierras que tradicionalmente han sido agrícolas.10 Por ejemplo, desde el 2001 al 2005 la demanda china de aceite de soja se ha duplicado.11 Aunque la historia es ligeramente diferente en cada sector, la combinación del crecimiento de la demanda y las limitaciones en la oferta han resultado en un crecimiento explosivo en las importaciones chinas de una amplia variedad de artículos de consumo globales. Por ejemplo, durante los primes 11 meses del 2005, China reportó que había importado $133.7 mil millones de dólares en productos básicos, representando un aumento del 26.2% durante ese mismo período en el 2004.12

Las necesidades de importación cada vez mayores en la China, la han llevado a enfocarse en identificar y asegurar nuevas fuentes de abasto en el extranjero. Esta búsqueda ha guiado a China no sólo hacia nuevas formas de compromisos económicos y políticos con América Latina sino también con África, el Oriente Medio y otras partes del mundo.13 Aunque otras iniciativas de China al nivel global también son importantes en el país, tiene un interés particularmente fuerte en América Latina porque la región está orientada hacia la exportación de cantidades significativas de una amplia gama de productos básicos que China necesita para sostener su crecimiento económico.14

Para entender el interés de China en América Latina, también es importante tomar en cuenta el impacto de la nueva generación de líderes chinos15 y el cambio de corrientes políticas que se han suscitado en América Latina. En el lado chino, Hu Jintao, y en menor grado, su antecesor Jiang Zemin quien llegó a la mayoría de edad en una China más fuerte y estable tanto en términos políticos como económicos . . . una China con una función establecida y en desarrollo en la comunidad global, sin tener que luchar para definirse ideológicamente con respecto al comunismo de su antigua rival, la Unión Soviética.16 Hu Jintao y su grupo de líderes, se puede argumentar, se sienten menos restringidos por las fronteras que prevalecieron durante el periodo de la guerra fría, tales como la Doctrina Monroe y la suposición de la hegemonía de EE.UU. en el Hemisferio Occidental.

La confianza de la nueva generación de los líderes chinos se ve complementada por el cambio en las corrientes políticas que ocurrieron en América Latina después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 (11-S). Después del 11 de septiembre, la atención y los recursos de EE.UU. se tornaron hacia adentro para enfocarse en la seguridad del país, y también hacia el Oriente Medio, donde Afganistán e Irak se tornaron en el punto central en el extranjero en la guerra global contra el terrorismo. La percepción de los líderes latinoamericanos que la región ya no era una prioridad para Estados Unidos, se vio reforzada por su percepción que sus posturas ya no se tomaban en cuenta con relación a asuntos internacionales desde Irak hasta la política de inmigración.17 Mientras, dentro de la misma América Latina, una serie de elecciones trajo al poder gobiernos de izquierda, desde socialistas pragmáticos como Ricardo Lagos en Chile, Ignacio “Lula” da Silva en Brasil y Tabaré Vásquez en Uruguay—hasta populistas radicales como Hugo Chávez en Venezuela y, más recientemente, Evo Morales en Bolivia. Los nuevos líderes latinoamericanos estaban menos dispuestos a aceptar la ortodoxia económica neoliberal representada por el “Consenso Washington”, y más dispuestos a explorar nuevos tipos de relaciones que podrían ofrecerle a sus naciones alternativas al dominio tradicional estadounidense de la economía regional. Para esos líderes, los bloques de comercio regional, tales como MERCOSUR y el forjamiento de relaciones con socios económicos no tradicionales, tales como China, India y la Unión Europea, representaban nuevas fuentes de aprovechamiento en una economía cada vez más globalizada.

En resumen, una nueva generación de líderes chinos con necesidades agudas de recursos y dispuestos a arriesgarse, encontraron un nuevo liderazgo latinoamericano buscando nuevas oportunidades y nuevos socios económicos.

Patrones del aumento del comercio chino con América Latina

La magnitud y la naturaleza sostenida de la expansión de la relación comercial china es impresionante. El volumen de comercio total entre China y América Latina aumentó de un nivel de $200 millones de dólares por año en 1975 a $40 billones de dólares por año en el 2004.18 Según la Comisión Económica para América Latina, las importaciones por parte de la República Popular China (PRC, por sus siglas en inglés) de la región aumentaron un promedio de 42% por año desde el 2000 hasta el 2004, en comparación con un aumento del 26% de las importaciones chinas a nivel global.19 En otras palabras, China no sólo aumentó sus compras de América Latina para cumplir con sus necesidades de recursos, sino que lo hizo más rápido de lo que aumentaron sus compras de otras regiones. Además, prácticamente todas las naciones de América del Sur experimentaron un incremento significativo en las exportaciones hacia China—aunque en algunos casos, este adelanto fue más rápido que en otros. Por ejemplo, durante el periodo 2000-2003, las exportaciones brasileñas a China aumentaron un 503% mientras que las exportaciones argentinas a China aumentaron por un 363% y las exportaciones chilenas aumentaron un 238%. Perú, que fue el más lento, vio sus exportaciones a China aumentar por un 50% durante ese mismo periodo20_aunque tan sólo en el 2005, el comercio peruano con China aumentó otro 50%.21

El balance de comercio de América Latina con China en productos básicos es dramáticamente diferente que su balance en productos manufacturados. Según las estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en el 2003, América Latina contaba con un superávit de $3.8 billones de dólares con China en el comercio de productos básicos, pero un déficit de $9.9 billones de dólares en el comercio de productos manufacturados.22 En otras palabras, América Latina está generalmente vendiéndole a China productos básicos y comprando productos manufacturados. El que un país latinoamericano específico sea un ganador o perdedor neto en su relación con China depende en gran medida de si su economía se basa en productos básicos o manufacturados.23 Países con menos exportaciones de materia prima y sectores de fabricación más grandes se han visto menos beneficios del acceso al mercado chino, mientras que los sectores de fabricación, tales como textiles, en esos países se han visto afectados ya que los productos chinos los socavan en sus mercados principales de exportación y penetran en sus mercados nacionales. Por otra parte, países con un sector de fabricación más pequeño y una estructura de exportación orientada hacia la venta de productos básicos, han sido los más beneficiados en este nuevo compromiso económico con China. Entre ellos se encuentra Venezuela, Perú y Chile.

La lista de artículos de consumo que China le ha comprado a América Latina es diversa y varía según el país. Venezuela, que cuenta con una de las reservas de hidrocarburo más grandes del mundo si se incluyen productos brutos sumamente pesados tales como “ormulsión”24, en la actualidad exporta a diario 160.000 barriles de petróleo a China, con una meta de 300.000 barriles por día.25 Chile, uno de los productores de cobre más grandes del mundo, en el 2004 le vendió a China el 50% de su cobre. Argentina, con su cuantiosa región agrícola, abasteció el 61% de las importaciones de productos de soja de China y el volumen de exportaciones de soja a China aumentó un 34% durante el periodo 2004-2005.26 China le compró a Brasil grandes cantidades de productos derivados del petróleo, hierro y acero, productos derivados de la soja y otros productos alimenticios.27 Con respecto a Perú, el 63% de las compras chinas en el 2005 fueron del sector de la minería, mientras que el 32% fueron del sector de la pesca28, aunque al principio China manifestó un interés significativo en la agricultura peruana.29

Inversiones módicas de la República Popular China en América Latina se concentran en productos básicos

A pesar que China ha ampliado dramáticamente sus compras de productos básicos de América Latina, China no ha llevado a cabo la inversión prometida. En términos generales, China ha aumentado su inversión directa extranjera en paralelo con su reconocimiento de la necesidad de buscar en el extranjero para asegurar recursos. La nueva estrategia china de “apertura al exterior”, reconocida en el X Plan Quinquenal Chino (2000–205), autorizó y exhortó a las empresas principales del estado que adquirieran activos y expandieran sus operaciones en el extranjero en apoyo a sus cadenas de abasto principales.30 De conformidad con esta guía, empresas tales como China Minmetals y China National Petroleum Corporation se autotransformaron de empresas nacionales a participantes en mercados internacionales.31 Sin embargo, la cantidad de inversión directa extranjera (FDI, por sus siglas en inglés) no financiera_$6.92 billones de dólares durante los primeros 11 meses del 2005—es relativamente módica en comparación con los flujos globales en conjunto. Además, la fracción de esa suma módica que se ha ido a América Latina no ha sido consistente. Tal como se ilustra en el diagrama que aparece a continuación, por ejemplo, aunque América Latina fue el destino del FDI no financiero chino en 2003 y 2004, cayó a un segundo lugar detrás de Asia en el 2005.32

Inclusive en aquellos años cuando la fracción de FDI no financiero chino que iba a América Latina ha sido alto, la cantidad absoluta ha sido relativamente pequeña en comparación con los flujos FDI globales en conjunto hacia la región. Los $659 millones de dólares de FDI no financiero chino que fue a la región en el 200533, por ejemplo, fue menos del 2% de los $41 billones de dólares que la región recibió en total.34 Además, un análisis de las destinaciones de FDI chino dentro de la región sugiera que una porción cuantiosa de la inversión en América Latina pudo haber sido una “inversión transitoria”, con los tres principales destinos en el 2004 y 2005 siendo las Islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas y Venezuela.35

La naturaleza de la inversión china en América Latina sugiere un enfoque pragmático en el que cantidades módicas que van a América Latina están concentradas en asegurar y facilitar el acceso chino a los productos básicos de la región. Esto se puede apreciar en proyectos y negocios importantes completados recientemente, o actualmente bajo consideración.

Figura 1. Distribución de FDI no financiero chino por región

Figura 1. Distribución de FDI no financiero chino por región

Venezuela. Por mucho tiempo China ha tenido una estrecha relación con el régimen popular del presidente venezolano Hugo Chávez, inclusive la China National Petroleum Coporation (CNPC, por sus siglas en inglés), que por varios años ha estado operando en los campos de petróleo en las provincias de Zulia y Anzoategui.36 Durante el 2005, CNPC firmó acuerdos adicionales para crear los campos de petróleo Zumano y el bloque Junín 4 en Orinoco, como parte de una colaboración con PdVSA (Petróleos de Venezuela SA), para aumentar la producción de petróleo del país.37

Colombia. China ha sido mencionada como una posible socia en un oleoducto que actualmente está bajo discusión que transportaría petróleo venezolano de la región del Lago de Maracaibo al puerto colombiano de Tribugal, para finalmente exportarlo a China y otros lugares en Asia.38 Ese oleoducto le permitiría a Venezuela exportar petróleo a China de una manera más económica, sin incurrir en las demoras involucradas en cargar el petróleo venezolano en los puertos del Atlántico y luego transitar el Canal de Panamá.39 China también podría desempeñar una función en el futuro en el sector de hidrocarburo de Colombia. Cuando Álvaro Uribe visitó a China en abril del 2005, la participación de China tanto en el oleoducto como en la exploración de petróleo en Colombia fueron puntos clave en las discusiones.40

Perú. El 27 de febrero de 2006, el congreso peruano aprobó un proyecto masivo en el cual el consorcio chino Shandong Luneng invertiría $2 billones de dólares para mejorar significativamente el puerto en Tacna, y otros $8 billones de dólares para construir una carretera nueva y líneas de ferrocarril conectando a Tacna con la mina El Mutún al este de Bolivia.41 Shandong Luneng es también uno de los principales licitadores de la concesión El Mutún42, que el gobierno boliviano ha demorado repetidamente. Por lo tanto, asegurar ambos proyectos le otorgaría a una empresa china una red de abasto integrada para extraer mineral de hierro de la región. En el sector de hidrocarburo, la postura china en Perú también se vio reforzada por la compra por parte de la China National Offshore Development Corporation (CNODC) de un 45% de interés en PlusPetrol Norte, una subsidiara de la empresa argentina PlusPetrol.43 La compra le ha concedido a China una presencia en los campos de petróleo con presión de gas Camisea—un proyecto que recientemente ha comenzado y está aumentando significativamente la producción de gas natural del Perú y está convirtiendo al país en un participante significativo en el abasto de gas natural en la región.44
Ecuador. En marzo del 2006, Andes Petroleum, una operación conjunta de compañías de petróleo chinas, finalizó la compra de activos ecuatorianos de la empresa canadiense EnCana.45 El negocio de $1.42 billones de dólares le suministra a China una producción de 75.000 barriles de petróleo por día, además del control del nuevo oleoducto de crudo pesado (OCP) del Ecuador.46 La ubicación del Ecuador en la costa del Pacífico de América Latina hace que los costos logísticos de enviar el petróleo a China sean relativamente más bajos que los costes de exportar petróleo de Venezuela, Brasil o Argentina.
Bolivia. China ha expresado un gran interés en ayudar al nuevo gobierno boliviano de Evo Morales a nacionalizar el sector de hidrocarburo de ese país.47 En la actualidad, después de Venezuela, Bolivia es el segundo país en América Latina que cuenta con las reservas más grandes de gas natural. Inclusive antes de la visita de dos días a China por parte del recién electo presidente boliviano, en febrero del 2005, la empresa china Shengli estaba proponiendo invertir entre $1.5 y $2.5 billones de dólares en Bolivia durante los próximos 40 años para desarrollar las reservas de gas natural de ese país.48 Mientras, la empresa china Huangi está explorando la construcción de una instalación valorada en $600 millones de dólares que convertiría el gas boliviano en hidrocarburos líquidos, tales como el diesel.49
Brasil. En Brasil, la actividad de negocios y adquisiciones chinas se han enfocado en los sectores de hierro, acero y petróleo del país. Con respecto a lo anterior, la empresa china Baosteel y la empresa brasileña Compañhia Vale do Rio Doce (CVRD) comenzaron a negociar en julio del 2004 para fabricar en Brasil una fábrica de producción de mineral de hierro.50 Subsiguientemente se rumoró que CVRD estaba en negociaciones con la empresa china Minmetals51, aunque no ha surgido ningún acuerdo al momento que este artículo se publicó. En febrero del 1006, Metals y el Metallurgical Construction Group of China finalizaron un acuerdo en el que le proporcionaban a Gerdau S.A. $235 millones de dólares para aumentar la capacidad de producción de acero en Brasil.52 Con respecto al petróleo, en noviembre del 2004, la empresa estatal brasileña, Petrobras, firmó un compromiso valorado en $10 millones de dólares para cooperar con la empresa china, Sinopec, en prospectos de petróleo, refinerías y la construcción de oleoductos en Brasil.53 Subsiguientemente, en julio del 2005, Petrobras firmó un acuerdo a largo plazo de vender 12 millones de barriles de petróleo por día a la empresa china Snochem por una suma de $600 millones de dólares.54 Además de esos compromisos, China ha propuesto invertir $4.8 billones de dólares en modernizar la red de ferrocarriles de Brasil―facilitándole al país su capacidad de obtener su mineral de hierro, acero y otros productos para exportarlos a lugares tales como China.55
Chile. En febrero del 2006, China Minmetals y China Development Bank finalizaron un acuerdo que le proporcionaba a la empresa estatal de cobre, Codelco, con hasta $2 billones de dólares de financiamiento a través de la compra anticipada de productos de manera que Codelco pudiese aumentar su capacidad de minería para exportar a China.56 Codelco es el proveedor de cobre más grande del mundo, mientras que la República Popular China es el cliente de exportaciones número uno de Chile.57 El acuerdo también incluía una opción de vender Minmetals un interés del 25 al 29% en la nueva mina de minerales Gaby por unos $900 millones de dólares adicionales.58
Argentina. En febrero de 2006, la publicación Business News Americas anunció que la sociedad comercial de acero china, la corporación Sinosteel, estaba estudiando una inversión no revelada pero significativa en la mina de mineral de hierro argentina, Hiparsa, con el propósito específico de aumentar la producción de mineral de hierro para cumplir con la demanda china.59 Aparte, en el sector de transporte, los chinos han discutido la posibilidad de participar en la mejora de los Pases Cristo Redentor60 y Aguas Negras.61 Los pases son los puntos de atascamiento claves en las carreteras que se emplean para enviar productos argentinos por las montañas de los Andes para su exportación final a los puertos del Pacífico de Chile. Durante el invierno, las nevadas cierran los pases, demorando el tránsito de los productos argentinos a sus destinos tales como China.
Cuba. En julio del 2004, la empresa china Minmetals firmó y acordó invertir $500 millones de dólares en la industria cubana del níquel para expandir su capacidad.62 El régimen de Castro ha calculado que la inversión china duplicaría la producción de níquel en Cuba. Además de la industria de níquel, China también ha provisto $700 millones de dólares en líneas de crédito al régimen de Castro en general.63
Panamá. La empresa de la República Popular China, Cosco Pacific, es en la actualidad uno de los licitadores claves para la construcción de un mega puerto en la costa del Pacífico del Canal de Panamá.64 Si la licitación es otorgada a Cosco Pacific, el proyecto complementaría la posesión de propiedades de China en ambos lados del Canal en Cristóbal, Balboa y Rodman Point.65 China también es un posible participante en el proyecto actualmente fomentado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, para aumentar la capacidad del oleoducto Trans-Panamá e invertir su flujo, facilitando el envío de petróleo venezolano a destinos en el Pacífico, tales como China.66
Canadá. Las empresas de petróleo chinas, CNODC y PetroChina, han hecho cuantiosas inversiones en las arenas petrolíferas de Alberta y ambas empresas han establecido oficinas en la provincia canadiense de Alberta.67 Además, en el 2005, PetroChina firmó un Memorando de Entendimiento con la empresa canadiense EnBridge para formar una empresa conjunta que construiría un oleoducto para transportar productos de petróleo pesado desde las Arenas Petrolíferas de Alberta hasta la costa del Pacífico.68

El impacto del compromiso chino en la región

Los motivos de China para llevar a cabo sus iniciativas de comercio e inversión en América Latina tienen que separarse de los impactos directos e indirectos que están teniendo en la región. Además, esos impactos no sólo surgen directamente de las actividades comerciales y de inversión, sino también de las expectativas y percepciones y a través de la transformación de las estructuras socioeconómicas y las instituciones.

A corto plazo, el impacto más profundo de China en América Latina es su impacto simbólico en la imaginación del pueblo y los cálculos de los actores políticos de la región. Para populistas como Hugo Chávez o Evo Morales, China se ha convertido en un substituto por la pérdida de la Unión Soviética, dándoles el poder de actuar más intrépidamente y con más desafío en contra de Estados Unidos de lo que hubiese sido de lo contrario. China también representa un mercado verdaderamente alternativo para la exportación de productos básicos, y hasta cierto grado, una fuente alternativa de capital de inversión. La buena voluntad de China de invertir en el sector del hidrocarburo boliviano69, por ejemplo, le suministra al nuevo gobierno de Evo Morales otra manera para obtener los recursos y la experiencia técnica necesaria sin necesidad de darles privilegios a las 26 compañías de petróleo que en la actualidad operan en el país.

Muchos de los impactos tangibles a corto plazo han sido negativos. Por ejemplo, China perjudicó significativamente el sector industrial en América Latina donde China tiene una enorme ventaja en costes de mano de obra.70 Bajo regímenes de comercio global cada vez más abiertos, China ha podido poner un precio demasiado bajo a los fabricantes latinoamericanos y desplazarlos de sus mercados de exportación tradicionales, tales como Estados Unidos y los países de la Unión Europea. Por ejemplo, en la figura que aparece a continuación, con el vencimiento del Acuerdo Multifibras que mantenía cuotas en los textiles, la participación en el mercado de China en el mercado del vestido estadounidense aumentó del 25 al 56%, mientras que la participación de los fabricantes latinoamericanos disminuyó del 26 al 8%.

Figura 2. Participación en el Mercado del vestido de EE.UU., 2003 y durante la era después del Acuerdo Multifibras

Figura 2. Participación en el Mercado del vestido de EE.UU., 2003 y durante la era después del Acuerdo Multifibras

La penetración de los productos chinos en los mercados latinoamericanos ha acelerado a medida que los países de la región han reducido las barreras comerciales con la esperanza de lograr un acceso recíproco a los mercados chinos y a la inversión de la República Popular China. Desde el 2004, Brasil, Chile, Venezuela, Perú y Argentina han reconocido formalmente a China como una “economía de mercado”, tornando cada vez más difícil los cargos antidumping en contra del país en la Organización Mundial del Comercio. Chile fue más lejos, firmando un Acuerdo de Libre Comercio con la República Popular China en noviembre del 2005.71

En general, los impactos negativos del comercio ampliado con China han sido percibidos de manera aguda en aquellos países con sectores industriales substanciales y exportaciones de productos básicos relativamente modestos.72 Con respecto a Brasil, por ejemplo, mientras que las exportaciones hacia China aumentaron por un 6% en el 2004, las importaciones se ampliaron por un 48% durante el mismo periodo, lo que instó al ministro de relaciones exteriores brasileño, Celso Amorim, que expresara que el país se sentía “engañado” y estaba estudiando la imposición de restricciones en contra de las importaciones de fabricantes chinos. De manera similar, en Argentina las importaciones de la República Popular China aumentaron por un 70% durante los primeros siete meses de 2005, mientras que las exportaciones solamente aumentaron por un 22%, lo que llevó a Argentina a comenzar a imponer nuevas restricciones comerciales, tales como la imposición de un requisito de licencias para importar calzado y juguetes chinos. En Colombia, las importaciones textiles de China crecieron un 56% durante la primera mitad del 2005 después de la finalización del Acuerdo Multifibras, llevando a la nación a imponer tarifas textiles del 61 al 95%.73 El déficit comercial de Colombia con China durante todo el año 2005 fue de $1.288 millones de dólares.74

No sólo el nivel de las inversiones China en América Latina no cumple con las promesas hechas por Hu Jintao en noviembre de 2004, sino que las inversiones chinas a menudo son percibidas como “negocios malos”, atadas al uso de mano de obra y compañías chinas.75

Otra fuente de fricción con las inversiones chinas ha sido la tensión entre las prácticas administrativas chinas y las expectativas de la fuerza laboral local. Un ejemplo es Shougang, dueño de la operación minera china más grande en América Latina.76 Desde que Shougang compró Hierro Perú del gobierno peruano en 1992, la operación ha sido plagada por repetidas huelgas y quejas que la compañía le paga a sus trabajadores salarios significativamente más bajos que los salarios actuales de los mineros en Perú. A la compañía también se le acusa de no cumplir con sus obligaciones de mantenimiento de la infraestructura en el pueblo aledaño donde viven los trabajadores.77

Otro asunto grave que se está comenzando a sentir es que la dependencia en las exportaciones de productos básicos torna cada vez más vulnerables a las economías de América Latina a los riesgos del mercado. Este es un problema particularmente grave porque China no es sólo el cliente principal de artículos de consumo en el mundo, sino que también tiene una economía extensamente coordinada y planificada en la cual su producción y decisiones de inversión a lo largo de todo un sector puede impactar la demanda global y por ende los precios de los productos de consumo. Por ejemplo, el precio global del acero experimentó una baja dramática durante la segunda mitad del 2005 cuando la expansión de la capacidad interna china creó un excedente gomal masivo.78 De manera recíproca en la industria del petróleo, las importaciones chinas aumentaron un 34.8% en el 2004, pero solamente un 5% en el 200579, lo que ayudó a estabilizar los precios después de la secuela del huracán Katrina. En la industria del cobre, la demanda china desempeñó un papel clave en aumentar los precios mundiales del cobre por un 61% en el 200480, sin embargo se espera que los precios bajen hasta un 25% en el 2006 a medida que la capacidad de crecimiento se iguala a la demanda china.81

Resultados a largo plazo

A largo plazo, el compromiso chino en América Latina tiene el potencial de transformar la región. Si bien la dinámica es compleja y difícil de predecir, se pueden destacar varias tendencias.

Transformación de los puertos del Pacífico. Primero, el comercio con China aumentará la importancia de los puertos del Pacífico y los países que los tienen. Tal como lo sugirieron los proyectos “mega puertos” chinos en Tacna y el Canal de Panamá, la ampliación del comercio de América Latina con China servirá de ímpetu para el desarrollo de los puertos en el Pacífico al igual que las infraestructuras de carreteras y ferrocarriles que transportan productos hacia ellos.

Cambio en los centros de gravedad regionales. El cambio en los patrones de comercio también cambiará la importancia relativa de las ciudades en América Latina como centros comerciales e influencia cultural. Centros urbanos como Santiago y Lima probablemente aumentarán en importancia por sus triples funciones como capitales nacionales, centros de comercio y puertos principales para el comercio cada vez más importante con China. Esas ciudades atraerán una gran cantidad de compañías y organizaciones que buscan o ya comercian con China, al igual que compañías chinas que supervisan las operaciones en América Latina.
Cambios a la estructura económica. Según la medida en que la competencia china afecte las ventas de los fabricantes latinoamericanos, eliminará a trabajadores de sectores que históricamente han servido como la piedra angular de la clase media, y servirá como un escalón para la diversificación económica.82 Nuevas oportunidades en la minería o la agricultura no ocurrirán en el mismo lugar ni siquiera en el mismo país, como pérdidas en trabajos de fabricación y requerirá un conjunto diferente de destrezas para los trabajadores. Además, en vista de que los sectores tales como la minería son relativamente más intensivos en capital que en mano de obra, no está claro que la cantidad de trabajos creados por la exportación ampliada de productos básicos compensará por la cantidad de trabajos que se perderán en la industria manufacturera.

Mayor actividad en sectores extractivos como la minería también hará hincapié en las negociaciones con políticos y burócratas en cuanto a recursos naturales administrados por el Estado. El recién completado trato Minmetals-Codelco, y la controversia relacionada con la venta de los derechos de Minmetals en la Mina Gaby ilustra cómo cada vez más las demandas chinas y la actividad de las inversiones chinas afines repetidamente suscitarán la duda de hasta qué punto los gobiernos latinoamericanos están dispuestos a ceder el control de sus recursos naturales a cambio de una serie de inversiones e ingresos.

Más orientación hacia China en los negocios y la cultura popular. A largo plazo, la expansión de las interacciones económicas con China impactará los negocios y la cultura popular en América Latina. La promesa de China como una fuente de oportunidad comercial ya ha provocado un incremento en el número de escuelas que enseñan chino mandarín.83 Además, con la expansión en el comercio, la cifra de chinos en la región continuará aumentando a largo plazo, incluyendo no sólo empresarios, sino también turistas84 e inmigrantes. Esa entremezcla humana y cultural fomentará nuevas tensiones sociales relevantes a la política, tales como las violencias que ocurrieron contra la comunidad china en la provincia venezolana de Carabobo durante el retiro del referéndum en el 2004.85

Conclusión

Tal como fue reconocido durante el periodo de la Guerra Fría, Estados Unidos tiene un interés en el resultado de la evolución socioeconómica y política en América Latina. Estados Unidos no sólo está íntimamente atado a la economía de la región sino que además está conectado en términos físicos y humanos. Si la región está bloqueada por crisis sociales y problemas de falta de gobierno, Estados Unidos se ve afectado a través del incremento en el flujo de drogas, violencias de pandillas e inclusive el terrorismo. Cuando las economías latinoamericanas ya no puedan crear trabajos ni prosperidad, Estados Unidos es el principal destino para sus refugiados económicos. Además, los afectados en América Latina son cada vez más—literalmente hablando—la familia extendida de aquellos que viven en Estados Unidos. Si bien China tiene un interés legítimo en buscar su desarrollo económico y el bienestar de su pueblo, Estados Unidos tiene el derecho y el deber de vigilar cómo el resultado de ese compromiso impacta la salud política, social y económica del Hemisferio Occidental y colaborar con China para garantizar que ese intercambio tenga lugar de una manera que beneficie a todas las partes.

Notas:

1. La promesa fue hecha po Hu Jintao durante un discurso frente al congreso brasileño. Ver Sam Logan y Ben Bain, “China’s Entrance into Latin America: A Cause for Worry?” Americas Program, International Relations Center. 24 de agosto de 2005. Ver también Saul Landau, “China’s tango in Latin America.” Asia Times Online.. 8 de julio de 2005.

2. Tal como lo expresa Peter Hakim, “La Casa Blanca no pudo haber pasado por alto la cálida bienvenida en los cinco países latinoamericanos que visitó, los privilegios que los países anfitriones le ofrecieron (tales como otorgarle a China el “estatus de economía de mercado”) y las enormes expectativas que su presencia creó . . .” “Is Washington Losing Latin America?” Foreign Affairs. enero/ febrero 2006, Vol 85, Núm. 1, pág. 46.

3. Un estudio efectuado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, por ejemplo, destaca que desde el 2000 hasta el 2003, las inversiones extranjeras en la región disminuyeron de $78 a $36 billones de dólares. Foreign Investment in Latin America and the Caribbean, 2003. Mayo del 2004, p. 13. Ver también Sam Logan y Ben Bain, “China’s Entrance into Latin America: A Cause for Worry?” International Relations Center. Americas.irc-online.org. 24 de agosto de 2005.

4. Kerry Dumbaugh y Mark P. Sullivan. “China’s Growing Interest in Latin America.” CRS Report for Congress. Report RS22119. 20 de abril de 2005.

5. Para relatos del contenido de la visita del líder boliviano a China, ver “Chinese presidente calls for stornger China-Bolivia links”. People’s Daily Online. Beijing, China. 10 de enero de 2006. Ver también “Chinese state councilor, Bolivian president-elect vow to enhance economic cooperation”. People’s Daily Online. Beijing, China. 9 de enero de 2006, “Bolivian invites China to develop gas reserves”. Latin Petroleum. 10 de enero de 2006. “Evo destaca lazo ideológico con China y Hu ofrece inversiones.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 10 de enero de 2006.

6. “Challenge or Opportunity: China’s Role in Latin America.” Audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores, Senado de Estados Unidos. 109º Congreso, lra Sesión. 20 de septiembre de 2005. Ver también, “China’s Influence in the Western Hemisphere.” Comité sobre Relaciones Internacionales. Cámara de Representantes de EE.UU. l09o Congreso. lra Sesión. 6 de abril de 2005.

7. “China reporta 9,9% de crecimiento de su PIB en el 2005.” El Comercio.com. Lima, Perú. 25 de enero de 2006.

8. “China remains developing nation despite GDP hike.” Business China. 3 de enero de 2006.

9. Zheng Bijan, cuando escribió en la edición de septiembre–octubre de 2005 de la revista Foreign Affairs, por ejemplo, destaca que la cantidad per cápita de terreno agrícola que se puede cultivar es el 40% del promedio del mundo, mientras que los recursos hídricos, per cápita, son un cuarto del promedio del mundo. “China’s ‘Peaceful Rise’ to Great-Power Status.” Foreign Affairs. septiembre / octubre del 2005.

10. “Alarma en China por situación en el campo.” El Tiempo.com. Bogotá, Colombia. 20 de enero de 2006.

11. “Soybean oil demand.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 22 de febrero de 2006.

12. Ministry of Commerce of the People’s Republic of China. Import and Export Mix (2005/01-11). 8 de febrero de 2006.

13. Ver “China diversifica sus fuentes de abastecimiento.” El Universal. Caracas, Venezuela. 19 de marzo de 2005. En enero del 2006, por ejemplo, CNODC compró un 45% del interés en un campo de petróleo importante nigeriano por $2,268 billones de dólares, mientras que el canciller chino, Li Zhaoxing, visitó 6 países africanos donde se enfocó en los intereses chinos en el petróleo y los minerales del continente. Ver “China avanza para abastecerse de energía.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 16 de enero de 2006.

14. Para un excelente análisis de la complementariedad económica entre las estructuras de exportación chinas y latinoamericanas, ver Jorge Blázquez-Lidoy, Javier Rodríguez, Javier Santiso, “Angel or Devil: Chinese Trade Impact on Latin American Emerging Markets.” BBVA. noviembre del 2004.

15. El último paso de esta transición de poder sucedió en marzo del 2005, cuando Hu Jintao fue nombrado jefe de la Comisión Militar Estatal China, convirtiéndolo en el jefe titular de las fuerzas armadas chinas. Ver “Hu Jintao asume mando militar chino.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 14 de marzo de 2005. Ver también Murria Scot Tanner, “Hu Jintao as China’s Emerging National Security Leader.” en Civil-Military Change in China: Elites, Institutes, and Ideas After the 16th Party Congress. Andrew Scobell y Larry Wortzel, editores. Carlisle Barracks, PA: U.S. Army War College Strategic Studies Institute. Septiembre del 2004. pág. 59.

16. Ver Andrew Scobell y Larry Wortzel. “Introduction.” en Civil-Military Change in China: Elites, Institutes, and Ideas After the 16th Party Congress. Andrew Scobell y Larry Wortzel, editores. Strategic Studies Institute. Carlisle Barracks, PA. Septiembre del 2004.

17. Para un recuento bueno y conciso de los elementos de la política exterior de EE.UU. que han separado a las élites latinoamericanas en años recientes, ver Peter Hakim, “Is Washington Losing Latin America?” Foreign Affairs. enero/febrero del 2006, Vol 85, Núm. 1, pág. 45.

18. “China to strengthen cooperation with Mercosur –envoy.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 10 de diciembre de 2005.

19. Jane Bussey, “China’s New World trade coveted, feared.” The Miami Herald.com. 26 de septiembre de 2005.

20. “Peru courts Chinese investment.” 30 de mayo de 2005.

21. “Exportaciones peruanas a China crecen un 50 por ciento.” El Comercio.com. Lima, Perú. 26 de enero de 2006.

22. “Table I.1B. Latin America and the Caribbean: Structure of Merchandise Trade by Destination and Origin, by Category, 2003.” Economic Commission for Latin America and the Caribbean.

23. Por ejemplo, un análisis efectuado por el banco argentino BBVA en noviembre del 2004 calcula el grado de complementariedad o competencia entre China y ciertos países en América Latina, con base en la estructura económica de cada país según el código de Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). El informe reveló que países como Brasil y México enfrentan una competencia comercial significativa con China, mientras que Venezuela, Perú y Chile tienen relaciones más complementarias con China. Jorge Blázquez-Lidoy, Javier Rodríguez, Javier Santiso, “Angel or Devil: Chinese Trade Impact on Latin American Emerging Markets.” BBVA. Noviembre del 2004.

24. “Venezuela begins to measure its high-density oil reserves.” People’s Daily Online. Beijing, China. 9 de noviembre de 2005.

25. “Venezuela To Boost Oil Shipments to China.” LatinPetroleum. Núm.. 7. 2006. Ver también “Venezuela hopes to increase oil exports to China.” . 9 de febrero de 2006.

26. “Crecieron un 9% las exportaciones de cereales y oleaginosas en 05” La Nacion.com. Buenos Aires, Argentina. 25 de enero de 2006.

27. “Soybean oil demand.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 22 de febrero de 2006.

28. “Exportaciones peruanas a China crecen un 50 por ciento.” El Comercio.com. Lima, Perú. 26 de enero de 2006.

29. Algunos expertos opinan que por motivos de condiciones climatológicas ideales, y con la ayuda de los híbridos genéticos, la agroindustria del Perú tiene el potencial de sobrepasar la de Chile, aunque en la actualidad se encuentra relativamente subdesarrollada. El 10 de enero de 2006, una delegación china visitó Ica, el ejemplo más actual de la recién ampliada agroindustria peruana, para explorar las posibilidades de exportar productos agrícolas peruanos a China. “Empresarios chinos llegan a Ica para entablar nuevos negocios.” El Comercio.com. Lima, Perú. 10 de enero de 2006.

30. Ver por ejemplo, “State of the Market” China Economic Net. http://en.ce.cn. 24 de febrero de 2006.

31. En el 2005, por ejemplo, CNPC compró la empresa canadiense PetroKazajstan por $4.180 billones de dólares y planifica duplicar sus negocios en el extranjero para el año 2010. “Petrolera china CNPC duplicará su presencia en el extranjero.” El Universal. Caracas, Venezuela. 17 de enero de 2006.

32. “China’s non-financial direct investment overseas grew 25.8% in 2005. ” People’s Daily Online. Beijing, China. 13 de febrero 2006. Ver también, “China makes more overseas investment in 2005, mainly in Asia.” People’s Daily Online. Beijing, China. 10 de febrero de 2006.

33. “State of the Market” China Economic Net. http://en.ce.cn. 24 de febrero de 2006.

34. “Niveles de inversión extranjera directa se estancan en Latinoamérica.” Nacion.com. San José, Costa Rica. 19 de enero de 2006.

35. “State of the Market.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 27 de febrero de 2006.

36. “CNPC in Venezuela.” CNPC Website. www.cnpc.com. Ver también Wang Ying, “China, Venezuela firms to co-develop oilfields.” China Daily. 27 de agosto de 2005.

37. Marianna Parraga. “$1.500 millones en envíos a China.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 24 de agosto de 2005. Ver también “China mantendría acuerdos Petroleros con Venezuela en bajo perfil.” El Universal. Caracas, Venezuela. 28 de agosto de 2005.

38. EcoPetrol y PdVSA también están explorando juntas la construcción de un oleoducto que transportaría gas colombiano de la Guajira a Maracaibo con la opción de invertir el flujo en un futuro.

39. Además de los costes y las demoras en usar el Canal de Panamá, las limitaciones de tamaño de las esclusas requiere que se empleen buques cisterna de tamaño limitado, que a la larga son menos económicos en el tránsito a lo largo del Océano Pacífico.

40. Ver “Uribe visita Pekín.” BBCMUNDO.com. 27 de enero de 2006. El progreso de llevar a cabo el proyecto del oleoducto fue supendido en el 2005 cuando agentes colombianos violaron la soberanía venezolana al secuestrar un individuo perteneciente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) que se buscaba en Caracas y que regresaron a Colombia.

41. “Congress passes hill to build Tacna megaport – Bolivia, Peru.” Business News Americas. 27 de febrero de 2006. La discusión sobre la inversión china en la infraestructura de los puertos peruanos fue uno de los objetivos del presidente peruano Alejandro Toledo cuando visitó China en mayo del 2005. El Comercio.com Lima. Perú 26 de enero de 2006.

42. Entidades que en la actualidad están “pre calificados para licitar en la concesión El Mutún: el grupo argentino Techint, el grupo británico-holandés Mittal Steel Group, el EBX brasileño Siderurgica, el grupo hindú Jintall Still and Power y la empresa china Luneng Shandong.” Ver “Techint, en espera de un yacimiento en Bolivia.” La Nacion.com. 20 de febrero de 2006. Ver también “Bolivia”, “Seeking to Process Ore, Shelves Mine Auction” (Update 1). Bloomberg.com. 17 de febrero de 2006. Ver también “El Mutún desata polémica por licitación postergada.” El Diario. 8 de enero de 2006.

43. “Petrolera China Compra 45% de PlusPetrol. Red Latinoamérica Sobre Industrias Extractivas y Desarrollo Sostenible.” 2 de febrero de 2004.

44. La producción de gas natural en el Perú aumentó 76% durante el 2005 y otro 32% en enero del 2006, principalmente a causa de las contribuciones de PlusPetrol y la producción de Camisea, que se unió en agosto del 2004. Ver “Producción de petróleo y gas subieron durante enero”. El Comercio.com. 16 de febrero de 2006. PlusPetro tiene una participación del 26% en Camisea. “Petrolera China Compra 45% de PlusPetrol”. Red Latinoamérica Sobre Industrias Extractivas y Desarrollo Sostenible. 4 de febrero de 2006.

45. “EnCana closes US$1.42bn asset sale to Andes Petroleum – Ecuador.” Business News Americas. 28 de febrero de 2006.

46. “China oil firm buys EnCana assets in Ecuador.” China Daily. 15 de septiembre de 2005.

47. Ver “Evo destaca lazo ideológico con China y Hu ofrece inversiones.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 10 de enero de 2006. Ver también “Chinese state councilor, Bolivian president-elect vow to enhance economic cooperation”. People’s Daily Online. Beijing, China. 10 de enero de 2006.

48. En charlas iniciales con el antiguo presidente boliviano Carlos Mesa, una cifra “mínima” de $3.5 billones de dólares durante el transcurso de 40 años fue prometida. En septiembre de 2004, Shengli International y YPFB firmaron un acuerdo general de invertir $1.5 billones de dólares durante el transcurso de los 40 años. Empresas News.Com. 3 de febrero de 2005. La implementación del acuerdo por Shengli no fue aprobada por la administración Rodríguez, pero puede que vuelva a surgir, en vista de la invitación explícita de Evo Morales a China de ayudar a Bolivia a desarrollar sus reservas de gas. 9 de enero de 2006, “Bolivia invites China to develop gas reserves”. 10 de enero de 2006. LatinPetroleum. 10 de enero de 2006. Subsiguientemente, Shengli fue comprada por CNPC.

49. “Huangi planea construcción de planta de conversión de gas a combustibles líquidos para $600 mil.” El Universal. Caracas, Venezuela. 10 de enero de 2006.

50. “Minmetals Deals With Chile.” Finance Markets. Finance markets.co.uk. 31 de mayo de 2005. Ver también Financemarkets.co.uk. 31 de mayo de 2005. Ver también Paul Denlinger, “Baosteel Moves To Secure Brazilian Iron Ore Sources.” China Business Strategy. Febrero de 2004

51. “China Minmetals Seeks Iron Ore JV with CVRD.” Skillings Mining Review. 30 de septiembre de 2005.

52. “Brazil steel company eyes China deal.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 10 de enero de 2006.

53. El acuerdo incluía una operación conjunta valorada en $1 billón de dólares para la construcción de un oleoducto que uniera el sur y el nordeste de Brasil. John Price. “Latin America Plays the China Card: Is it Holding a Winning Hand?” Tendencias. Núm. 58. 12 de diciembre de 2005.

54. Ver Sam Logan y Ben Bain, “China’s Entrance into Latin America: A Cause for Worry?” Americas Program, International Relations Center. 24 de agosto de 2005.

55. El reciente contrato de China para el envío de locomotoras eléctricas a Cuba, incluyendo la participación de la empresa logística china Sinotrans, fue considerado como un punto de lanzamiento para la participación de China en el futuro en el mejoramiento de las redes de ferrocarriles en América Latina. “China logistics firm enters Latin America.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 15 de febrero de 2006.

56. Rodrigo Cárdenas. “Codelco-Minmetals: se sella pacto con cambios en el precio.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 23 de febrero de 2006.

57. “Chile y China sellan acuerdo cuprífero.” AméricaEconomía.com. 23 de febrero de 2006.

58. Ver Rodrigo Cárdenas. “Licitación de Gaby estará lista a inicios de 2008.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 23 de febrero de 2006. La opción de comprar un interés en Gaby fue controversial porque las leyes chilenas por lo general no permiten que una empresa extranjera sea dueña de las operaciones de minas en el país. Por un tiempo se desistió de la opción de venderle a China un interés en Gaby, aunque en un final se incluyó. Ver “Opción a licitar el 25% del deposito Gaby a Minmetals se encuentra en revisión.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 12 de febrero de 2006. Ver también “Chile y China sellan acuerdo cuprífero.” AméricaEconomía.com. 23 de febrero de 2006.

59. Los valores en cartera de Hisparsa incluyen la mina de hierro en el sector sur del país con reservas calculadas entre 250 y 300 millones de toneladas. La inversión esperada con Sinosteel se haría en cooperación con la compañía A Grade Trading. “Sinosteel, A Grade Trading mull joint Hiparsa investments – Argentina.” Business News Americas. 27 de febrero de 2006.

60. John Price. “Latin America Plays the China Card: Is it Holding a Winning Hand? Tendencias. Núm. 58. 12 de diciembre de 2005.

61. Jane Bussey, “China’s New World trade coveted, feared.” The Miami Herald.com. 26 de septiembre de 2005.

62. A la larga, la inversión duplicaría la producción de níquel y cobalto de las minas cubanas durante los próximos cuatro años. “Cuba entre China y Venezuela” BBC Mundo. 27 de enero de 2006. Ver también “Transnacional minera china busca alianza de largo plazo con Cuba.” Cubanet. La Habana, Cuba. 29 de noviembre de 2004.

63. “China Seeks More Influence in Latin America, Stat’s Noriega Says.” Departamento de Estado de los Estados Unidos. 6 de abril de 2005.

64. Ver “China seguirá buscando lazos con Centroamérica.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 29 de diciembre de 2006.

65. Las propiedades de la República Popular China en el Canal de Panamá son propiedad de la empresa china Hutchison-Whampoa que supuestamente tiene lazos con el Ejército de Liberación Popular (PLA, por sus siglas en inglés) Ver Guillermo R Delamer., Jorge Eduardo Malena Goldstein. Y Gabriela E. Porn, “Chinese Interests in Latin America.” En Latin American Security Challenges: A Collaborative Inquiry from North to South. Newport Papers #21. Paul D. Taylor, Ed. Newport, RI: U.S. Naval War College. Newport, RI, 2004. p. 88.

66. El proyecto aumentaría la capacidad del oleoducto de 100.000 a 800.000 barriles por día. Ver Yolanda Ojeda Reyes “Aspiran Abaratar Envío de Crudo a China.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 30 de diciembre de 2004.

67. CNPC-Alberta Petroleum Center. Official Website. 1 de marzo de 2006.

68. “CNPC trains its Sights on Canada pair.” Upstream Online.com. 24 de febrero de 2006.

69. “Sector energía es una de las ambiciones de China en Bolivia.” El Universal. Caracas, Venezuela. 10 de enero de 2006.

70. Es poco probable que esta ventaja desaparezca por dos motivos: Por una parte, aunque los costes de mano de obra en las provincias de las costas chinas están aumentando, el país retiene un caudal por descubrir en el interior de costes bajos de mano de obra. Al mismo tiempo, la productividad en la mano de obra de la República Popular China está creciendo a índices altos de la inversión del capital. Eduardo Lora. Should Latin America Fear China? Inter-American Development Bank. Mayo del 2005

71. El acuerdo, que se firmó oficialmente en la cumbre APEC 2005 en Pusan, Corea, dará inicio el 1º de julio de 2006, a una reducción paulatina en el proceso de reducción de tarifas. “President Hu calls for removal of trade barriers.” China Economic Net. http://en.ce.cn. 19 de noviembre de 2005.

72. Un estudio efectuado en noviembre del 2004 por investigadores del banco argentino BBVA, por ejemplo, encontró que México y Brasil tenían estructuras de exportación que los colocaban en una competencia aguda con los chinos en una variedad de sectores. Ver Jorge Blazquez-Lidoy, Javier Rodriguez y Javier Santiso. “Angel or Devil? Chinese Trade Impact on Latin American Emerging Markets.” BBVA. Noviembre del 2004.

73. “Gobierno impuso salvaguardia temporal a las importaciones de ropa interior china.” El Tiempo.com. Bogotá, Colombia. 10 de febrero de 2006.

74. “Exportaciones crecieron 26.6% durante el año 2005 alcanzaron US $21.187,2 millones.” El Tiempo.com. Bogotá, Colombia. 15 de febrero de 2006.

75. Ver por ejemplo, “Magic, or Realism?” The Economist. 1º de enero de 2005. Pág. 26.

76. China Shougang International Trade and Investment Corporation website. 1o de marzo de 2006.

77. Robin Emmott. “Peru miners feel oppressed by China’s Shougang.” Reuters. 21 de julio de 2005.

78. “China steel prices finally showing signs of recovery.” Business China.com. 24 de enero de 2006.

79. “China avanza para abastecerse de energía.” El Universal. Caracas, Venezuela. 16 de enero de 2006.

80. “Demanda del Cobre Crecería un Moderado 4.2% en 2005.” Red Latinoamérica Sobre Industrias Extractivas y Desarrollo Sostenible. 2 de enero de 2005.

81. “Copper Bubble Feared.” Behre Dolbear Global Mining News. 7 de noviembre de 2005. Edición 70.

82. México, por ejemplo, desde el 2001 ha perdido a la competencia china algunos 300.000 trabajos en el sector de las maquiladoras. Ver Tomoe Funakushi and Claudio Loser, “China’s Rising Economic Presence in Latin America.” Inter-American Dialogue. John Price. “Latin America Plays the China Card: Is it Holding a Winning Hand?” Tendencias. Núm. 58. 12 de diciembre de 2005.

83. Por ejemplo, el periódico chileno El Mercurio informó acerca de una avalancha virtual de interés en aprender chino mandarín en Chile después de haberse firmado el Tratado de Libre Comercio con China en noviembre del 2005. “Crece interés por aprender chino mandarín.” El Mercurio.com. Santiago, Chile. 23 de enero de 2006.

84. Para el 2015, se anticipa que los chinos harán 100 millones de viajes al extranjero anualmente. El reconocimiento de China de estados como Perú como lugares oficiales para turistas y la posible ganancia de los turistas que esas visitas implican en el futuro, ha sido una de las influencias más poderosas empleadas por China en las negociaciones con los países de América Latina. Ver “Los turistas chinos se multiplican por todo el planeta.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 11 de noviembre de 2004.

85. “Pekín pide que se protejan derechos ciudadanos chinos en Venezuela.” El Universal.com. Caracas, Venezuela. 9 de noviembre de 2004.


Colaborador

El Dr.Evan Ellis El Dr. Evan Ellis tiene un doctorado en ciencias políticas con especialización en política comparativa en violencia étnica. El Dr. Ellis es socio de Booz Allen Hamilton, Inc., con un énfasis en asuntos de seguridad para América Latina, juegos de guerra y simulaciones militares y empresariales. Las obras del Dr. Ellis incluyen estudios sobre las implicaciones estratégicas de las iniciativas de inversión y comercio chino en la región, al igual que sistemas de estudio basados en la dinámica de la seguridad democrática en Colombia, movilización política en Venezuela y los procesos comerciales de varias empresas públicas y privadas en la región. Entre sus proyectos actuales se encuentran el desarrollo de una herramienta automatizada para la creación y análisis de escenarios político-económicos para la comunidad de inteligencia. Dr. Ellis es autor de muchos artículos y publicaciones relacionados con América Latina.

Declaración de responsabilidad:

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


Escuela de Oficiales, FAP

Escuela de Oficiales, FAP

Visita a la Escuela de Oficiales (EOFAP) de la Fuerza Aérea Peruana (FAP). En la foto aparecen de Izquierda a derecha, el Mayor FAP Carlos A. Montenegro, Oficina de Protocolo de la FAP; Sra. Perla Baca Gálvez, Editora, revista “Aviación” de la FAP; Coronel FAP Héctor Mosca Sabate, Subdirector de la EOFAP; los Teniente Coronel Luis F. Fuentes y Paul Berg, USAF, y el Comandante FAP Mario Contreras León Carty, Jefe del Departamento Militar EOFAP, durante la reciente visita del editor de la revista Air & Space Power Journal en Español, Teniente Coronel (R) Luis F. Fuentes, a la FAP, 24-28 de junio del 2006.

[ Home Page de Air & Space Power - Español | Email su Opinión]