Document created: 6 June 05
Air & Space Power Journal - Español Segundo Trimestre 2005

NORAD

Ampliación de la Defensa del Espacio Aéreo Norteamericano (NORAD)

Una Estrategia de Participación para México

Mayor Lawrence Spinetta, USAF

La geografía nos ha convertido en vecinos—la cooperación y el respeto mutuo nos convertirá en socios.

—Presidente George W. Bush

La primera lección aprendida el 11 de septiembre fue que la NORAD vigilaba de forma errante hacia afuera, cerrando literalmente los ojos a las amenazas desde adentro. Y la primera acción correctiva fue integrar los radares internos de la FAA en el sistema aéreo de la NORAD".1 Esta transformación desde una institución de la Guerra Fría que apuntaba hacia el norte para combatir la amenaza de los bombarderos y misiles soviéticos, hacia una organización de defensa del territorio patrio no debe terminar con la sola integración de más radares de tráfico aéreo orientados hacia dentro. Nuestro flanco sur con México permanecería relativamente desprotegido. La NORAD debe buscar activamente el desarrollo de una nueva cooperación de seguridad con México para fortalecer la defensa colectiva de América del Norte.

Las realidades de la política actual mexicana y estadounidense liquidarían cualquier plan ambicioso que proponga NORAD, de manera que cualquier asociación de largo plazo tendrá que partir de iniciativas modestas para mejorar la cooperación. Temiendo una pérdida de soberanía, el Congreso Mexicano se opone rotundamente a la Visión 2020 de NORAD, de una estructura de comando trinacional. Estados Unidos tampoco está dispuesto a compartir los costos y la responsabilidad de defender el espacio aéreo mexicano. Para tener éxito, cualquier propuesta para mejorar los acuerdos de seguridad con México tiene que reconocer los límites políticos de la mayor interacción entre militares. A pesar de esto, aún es posible elaborar una estrategia de participación con México que fortalecería de inmediato la defensa de espacio aéreo norteamericano.

Una estrategia de participación que se centre en compartir información y en la planificación en colaboración sería un primer paso en la creación de una nueva asociación de defensa aérea con México. La integración de los radares civiles y militares mexicanos en un sistema aéreo común reduciría las brechas de cobertura identificadas en el Plan de Vigilancia Aérea Norteamericano. Tal como aprendimos el 11 de septiembre, el terrorismo transnacional y otras amenazas a nuestros intereses vitales pueden surgir desde cualquier dirección. La ampliación de nuestra percepción dentro del territorio mexicano cubriría una deficiencia de defensa aérea identificada por NORAD y nos daría más tiempo para detectar, evaluar y enfrentar las amenazas a la seguridad continental desde el sur. La mejora del planeamiento colaborativo con México fortalecería nuestra capacidad y la de ellos para responder a las amenazas, los desastres naturales y/u otras emergencias. El establecimiento de enlaces con grupos de trabajo de NORAD permitiría que los planificadores estadounidenses comiencen un diálogo directo con sus homólogos mexicanos. Específicamente, dar a México una voz en el Consejo de Vigilancia Aérea Norteamericano y el Grupo de Planificación Binacional fomentaría confianza, mejoraría la defensa continental y abriría las puertas a mejores relaciones.

Un agujero en la seguridad del perímetro norteamericano

La misión de NORAD es proporcionar advertencia y control del espacio aéreo del continente norteamericano, pero se nota la ausencia de la participación mexicana en esa asociación. NORAD sigue siendo exclusivamente una cruzada entre Canadá y Estados Unidos. NORAD tiene aún que consultar o cultivar relaciones con México con el fin de desarrollar una visión común para disuadir, detectar y derrotar las amenazas a nuestro territorio compartido, en parte porque las relaciones entre militares son "distantes".2 Antes de 1995, las relaciones con los militares mexicanos se describían como "virtualmente inexistentes".3 En mayo de 1995, el Ministro de Defensa William Perry hizo la primera visita de la historia de un ministro de defensa estadounidense a México. Desde esa visita, México ha incrementado la colaboración de seguridad con los Estados Unidos mediante acuerdos como la Fuerza de Respuesta de la Frontera Norte, el Grupo de Contacto de Alto Nivel y la iniciativa de Bordes Inteligentes. Pero, se ha concentrado la atención en el cumplimiento de la ley en relación al tráfico de drogas. La cooperación entre militares se limita al suministro por parte de Estados Unidos de piezas de repuesto para los antiguos aviones mexicanos. En una entrevista, el director nacional de SAF/IA4 para México reconoció que, "No se considera en la agenda un aumento de relaciones entre militares con México". Debemos superar la poca convicción en nuestra capacidad para trabajar juntos a fin de enmendar la falta de cooperación en la seguridad de nuestras fronteras norteamericanas.

A diferencia de Canadá, México no comparte una larga tradición en materia de cooperación de defensa con los Estados Unidos, pero ciertamente tiene capacidades valiosas que pueden contribuir a la Defensa del Espacio Aéreo Norteamericano. Los radares comerciales y militares, los aviones de control del tráfico de narcóticos y los datos de Tráfico Aéreo Mexicano, tales como planes de vuelo y manifiestos de tripulaciones y pasajeros, son sólo algunos de los activos y fuentes de información que se pueden usar para reforzar la inteligencia. Además, una mayor cooperación política y militar con México rendiría frutos en las relaciones entre países y ayudaría a solidificar una posición de defensa común del hemisferio. La meta debe ser establecer programas para aumentar la comunicación, adiestramiento e intercambio de ideas con el fin de desarrollar una relación de trabajo colaborativo entre militares. La cooperación estratégica debe "anclarse superponiendo intereses y madurando el respeto".5

Estados Unidos y México tienen un interés fundamental de preservar, proteger y fomentar el "libre comercio como el mejor medio para lograr las aspiraciones de desarrollo".6 La frontera entre Estados Unidos y México es la más concurrida del mundo; cada día más de un millón de personas la cruzan.7 El Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano dio lugar a un aumento increíble en el comercio con México; actualmente se aproxima a 250 mil millones de dólares americanos al año. Desde que NAFTA entró en vigencia, el comercio con México ha aumentado en más del 300%. En 1999, México superó a Japón en el volumen comercial con Estados Unidos, convirtiéndose en su segundo socio comercial después de Canadá.8 La infraestructura crítica, particularmente instalaciones tales como puertos que aceleran el flujo de comercio o los embotellamientos en los puntos de cruce de la frontera son objetivos propicios para el terrorismo debido al potencial de causar enorme daño económico. El volumen siempre creciente del tráfico entre los dos países junto con un enemigo que busca activamente maneras de explotar las grietas geográficas aumenta la urgencia de la necesidad de cooperación de defensa del territorio patrio.

El imperativo de seguridad para proteger la infraestructura de fronteras y controlar el inmenso volumen de mercancías y personas que cruzan anualmente la frontera deben superar los obstáculos a la actualización de los acuerdos con México. No obstante, una estrategia exitosa de participación debe reconocer que diferentes actores en la política mexicana tienen diferentes agendas e intereses. Algunas organizaciones, grupos políticos y líderes son más receptivos a la idea de una mayor cooperación en defensa que otros. Por ejemplo, el Ministro de Relaciones Exteriores Mexicano, Luis Ernesto Derbez afirmó que, "la primera prioridad en nuestras relaciones es la lucha contra el terrorismo".9 Reconociendo que la seguridad es un prerrequisito para el comercio, el Presidente Fox trató de iniciar un diálogo de seguridad con los Estados Unidos después del 11 de septiembre, pero encontró fuerte resistencia en el Congreso Mexicano, quienes incluso utilizaron una disposición constitucional para evitar que viajara a Estados Unidos y Canadá e impedir tal discusión.10 Cualquier iniciativa de NORAD tiene que tener en cuenta las dificultades políticas.

La política

Para tener éxito, una estrategia de participación debe tener en cuenta los intereses políticos mexicanos. Como Canadá, México tiene temor a la pérdida de soberanía y muy poca capacidad presupuestaria para maniobrar con respecto al aumento del gasto de defensa nacional. La consideración militar fundamental para el diseño de nuevas iniciativas es que la política nacional mexicana no permitirá el estacionamiento de tropas estadounidenses en su suelo. Los puntos de vista mexicanos están aún influenciados por la intervención extranjera en México.

Museos en Ciudad México documentan "esqueletos en el closet de Gran Bretaña, España y Estados Unidos."11 En el Parque de Chapultepec se encuentra un monumento de seis columnas dedicado a los "Niños Héroes" conmemorando a los cadetes que intentaron defender "El Castillo" en contra de una invasión norteamericana durante la guerra entre Estados Unidos y México, 1846–1848. Según la historia, los últimos seis cadetes prefirieron arrojarse desde un peñasco envueltos en una bandera mexicana en lugar de rendirse (Fotografía 1). Según se relata en las crónicas del Museo Nacional de las Intervenciones, Estados Unidos conquistó a Veracruz en 1914. Como respuesta a la estatización en 1938 por parte de México de las compañías petroleras, la intervención extranjera "parecía probable", pero las tensiones fueron superadas por el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Esos monumentos y exhibiciones en el museo no son menospreciativos por su naturaleza, pero sirven como recordatorios de las infracciones por parte de Estados Unidos en la región. "Si bien la mayoría de los ciudadanos estadounidense hace mucho tiempo que olvidaron esos acontecimientos, aún son considerados acontecimientos muy vivos en la historia mexicana."12 Desde este contexto histórico, se puede comprender el escepticismo mexicano con respecto a la cooperación en materia de defensa con Estados Unidos. "Inclusive hoy en día, el pueblo es muy precavido de que los gringos (palabra en castellano para extranjeros, a menudo reservada para estadounidenses)"13 se vuelvan a aprovechar de ellos. Los mexicanos también son muy cautelosos de perderse en la sombra de sus vecinos del norte y quieren que se les trate con igualdad.

Pintura de Gabriel Flores García

"Sacrificio de los Niños Héroes", por Gabriel Flores García, Castillo de Chapultepec

México se sintió desairado cuando el Plan de Comando Unificado 2002 los puso bajo el Comando Norte de los Estados Unidos. Los militares mexicanos percibieron el movimiento como una degradación en importancia y prefieren tratar directamente con la oficina del Ministro de Defensa, como siempre lo han hecho.14 En su reciente testimonio ante el Congreso Mexicano, el Ministro de Defensa General Clemente Vega García afirmó rotundamente que México no participará en las operaciones o programas del Comando Norte de los Estados Unidos.15 Además, el General Vega afirmó que el Comando Norte de los Estados Unidos fue creado en respuesta al 11 de septiembre y no tiene nada que ver con México. A primera vista, el testimonio del General Vega parece contradecir la afirmación del Ministro de Relaciones Exteriores Derbez, que combatir el terrorismo es la "prioridad número uno" en las relaciones entre Estados Unidos y México. Pero, las declaraciones del General Vega en realidad intentan encuadrar su concepción de la participación de los militares mexicanos (es decir, no a través del Comando Norte de los Estados Unidos) en la lucha global contra el terrorismo, y no es necesariamente un rechazo a la cooperación con Estados Unidos. Los comentarios del General Vega reconocen la presión política que ejerce el Congreso Mexicano para evitar cualquier relación de trabajo con el Comando Norte de los Estados Unidos. La cooperación en material de defensa a través de NORAD conserva la capacidad de México de negociar al nivel de Secretario de Defensa o Secretario de Estado, en lugar de a través del Comandante Combatiente del Comando del Norte de Estados Unidos (USNORTHCOM). Para salir airoso, la NORAD tiene que encuadrar su estrategia de participación de una manera que diferencie su organización de la del Comando Norte de los Estados Unidos.

Una forma de diferenciar la NORAD del Comando Norte de los Estados Unidos es invitar a México a participar en foros donde también haya participación canadiense. "La cooperación de seguridad ampliada será más aceptable políticamente en México si se presenta como la cooperación trinacional para la protección contra amenazas externas comunes, más que como la cooperación de defensa bilateral con Estados Unidos".16 México y Canadá tienen un interés común en no ceder soberanía a los Estados Unidos. Canadá ha estructurado específicamente sus acuerdos internacionales para preservar el comando y control de sus tropas. Ninguna fuerza canadiense quedará bajo el mando del Comando Norte de los Estados Unidos. A pesar de haber combinado todas menos dos funciones de estado mayor, las estructuras de mando del Comando Norte de los Estados Unidos y de NORAD se mantienen separadas y distintas. Dar a México un asiento en la mesa junto a Canadá servirá de mucho para convencer a México de que se le dará una voz igualitaria en la seguridad continental, sin tener que sacrificar el mando de sus propias tropas. Pero, no ofender las sensibilidades políticas mexicanas en asuntos de soberanía es sólo parte de la batalla. Cualquier propuesta tiene también que avanzar los intereses institucionales de la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA), una organización que incluye al Ejército y la Fuerza Aérea de México.

A diferencia de la Marina Mexicana organizada separadamente y que puede navegar fuera de sus fronteras, SEDENA sigue siendo una "institución cerrada" orientada hacia el interior.17 El centro del poder en SEDENA recae en el liderazgo del Ejército Mexicano. El Ejército "predomina sobre"18 la Fuerza Aérea y tiene la última palabra en cualquier iniciativa. SEDENA se inclina institucionalmente hacia la acción sólo cuando las amenazas van a tener un impacto directo dentro de las fronteras de México. De hecho, tiene prohibida constitucionalmente la mayoría de formas de despliegue fuera de sus fronteras. El Ejército Mexicano no comparte la misma gran visión de defensa continental de los legisladores estadounidenses que exige una fuerza de reacción robusta y amplia que opere a la perfección a través de las costuras geográficas. Como tal, cualquier propuesta de crear una estructura de comando trinacional integrada es prácticamente imposible. SEDENA no estaría dispuesta a discutir ninguna fusión de comando, ni tampoco es claro si el Ejército y las Fuerzas Aéreas de México pudiesen superar los problemas de interoperabilidad para integrarse en una fuerza trinacional combinada efectiva.

Al considerar las propuestas para que las fuerzas militares trabajen juntas, los temas de interoperabilidad son tan importantes como la política. Barry Cooper, director de la oficina del Instituto Fraser, en Alberta, y profesor de ciencias políticas en la Universidad de Calgary, señala que, "Las realidades técnicas son cuando menos tan importantes como las realidades políticas en lo que respecta a México dentro de NORAD. Canadá está haciendo esfuerzos para mantener la interoperabilidad con las fuerzas estadounidenses. México se encuentra mucho más atrasado que nosotros. Una capacitación adicional de las fuerza mexicanas sería lo más que México puede aspirar". La defensa aérea mexicana tiene muy pocos aviones de caza en operación, y persisten los problemas de mantenimiento. Las tácticas, las técnicas, los procedimientos y el idioma no son compatibles con los de las tripulaciones aéreas estadounidenses o canadienses. A pesar de que está estudiando las opciones para mejoras, la fuerza mexicana de aviones de combate en la actualidad consta de solamente 10 F-5 y 18 T-3319. Los problemas de mantenimiento continúan. Por ejemplo, en 1998 México no pudo volar ninguno de sus F-520. El tiempo de vuelo total de los F-5 raramente supera las 60 horas por mes. Dadas sus capacidades actuales, poner a la fuerza de cazas mexicanos bajo una relación de comando y control de NORAD no añadiría mucho valor, y esa opción no sería políticamente viable. Pero, las fuentes mexicanas de datos e inteligencia pueden ser invalorables.

A pesar considerarse que tienen una relación "ambivalente" con Estados Unidos en cuanto a la seguridad hemisférica, el gobierno mexicano ha demostrado recientemente voluntad y entusiasmo para mejorar el intercambio de información. El año pasado, los militares mexicanos solicitaron, y se les concedió, acceso a los sistemas de información del clima de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, incluyendo la Red Conjunta de Información del Tiempo Ejército-Fuerza Aérea (JAAWIN) y el Centro de Climatología de Combate de la Fuerza Aérea (AFCCC). Más allá del nivel táctico, el Plan de Seguridad Nacional 2001–2006 del presidente Vicente Fox enfatiza la necesidad de "poseer información suficiente, oportuna y fiable para garantizar la seguridad nacional".21 Jorge Chabat, un investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) en Ciudad de México, concluye que, "Los compromisos de seguridad de México evitarán el uso de las fuerzas armadas y pondrán énfasis en el intercambio de información y la colaboración de inteligencia".22 Como SEDENA no tiene el monopolio de la información, una estrategia de NORAD que se proponga compartir información conseguirá más socios dentro del gobierno mexicano, será más fructífera en incrementar la cooperación mexicana, y abrirá las puertas para la planificación colaborativa.

El camino a seguir

NORAD puede evitar las dificultades políticas y reforzar la defensa del territorio norteamericano alentando iniciativas que mejoren el intercambio de información y la planificación colaborativa mientras que al mismo tiempo conserva la flexibilidad de acción. La figura 1 muestra esta oportunidad. Cada recomendación mejora la capacidad de los militares estadounidenses para apoyar la Estrategia de Defensa Nacional y aumenta la efectividad, el rendimiento y/o disminuye el riesgo. La estrategia apalanca los intereses económicos y se complementa con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México para ejercer más presión sobre SEDENA para que participe en NORAD. Incluso si SEDENA optara por no participar, NORAD aún puede perseguir la iniciativa de intercambio de información por separado con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Intercambio de información

En testimonio ante el Congreso, el General Ralph Eberhart comentó, "En nuestros esfuerzos para proporcionar la mejor cobertura posible de América del Norte, nos hemos asociado con la FAA y el Consejo de Vigilancia Aérea Norteamericano para mejorar más nuestras capacidades de vigilancia de área amplia".23 Este es el momento de asociarnos con México, nuestros vecinos olvidados del sur.

NORAD debe tratar de combinar la información de los radares de tráfico aéreo civil y militar mexicanos con la Red de Datos de Vigilancia (SDN) para fortalecer el panorama de vigilancia de aires comunes de NORAD. Mediante SDN, México podría cubrir las brechas de nuestro sistema de vigilancia aérea. El Plan de Vigilancia Aérea Norteamericano considera que nuestro sistema actual es "insuficiente". El Plan identifica un requisito de cobertura cooperativa y no cooperativa24 de 600 millas náuticas más allá de la frontera o costa, desde la superficie hasta un nivel marino medio de 100.000 pies. El sistema también tiene que estar funcionando el 99.9% del tiempo. Con toda seguridad México puede contribuir superponiendo sensores para mejorar la calidad y el volumen de la cobertura para cumplir este requisito.

SDN es un subconjunto de las Operaciones Facilitadas por la Red, un concepto que los funcionarios de la FAA le llaman "compartir información de aviación haciendo uso de esteroides"25. Ellos predicen que las Operaciones Facilitadas por la Red "revolucionarán el mundo de la aviación". La Ley de Implementación del Informe de la Comisión del 9/11 acelerará el intercambio de información entre los organismos. En esta ley se estipula un plazo de tiempo y financiamiento estrictos para diseñar una arquitectura de sistemas que ofrece un intercambio de información descentralizado y distribuido. La ley está concebida para reemplazar la cultura vigente de protección de información de "necesidad de saber"con una cultura de integración de "necesidad de compartir". Además, la ley destaca que, "El uso eficaz de información, desde todas las fuentes disponibles, es esencial para la lucha contra el terror y la protección de nuestra nación. El mayor impedimento al análisis de todas las fuentes, y más probablemente ‘alcanzar la meta’ es la resistencia a compartir información." El Presidente le someterá al Congreso un diseño del sistema y un plan de implementación para la red para unir datos estructurados diversamente de todas entidades relevantes del sector Federal, Estatal, de tribu, local y privado. Una vez que esta arquitectura esté lista para el intercambio de información entre los organismos, será menos complicado integrar fuentes mexicanas a este panorama común.

La inclusión de la información de radar de tráfico aéreo mexicano en SDN ayuda a satisfacer la necesidad de vigilancia de área amplia post-11 de septiembre. Aunque ampliamente mejorada con relación a pre-11 de septiembre, los centros de operaciones de defensa aérea de NORAD aún dependen de una fracción de los radares disponibles: aproximadamente 100 de los más de 500 sensores disponibles. La inclusión de los sensores mexicanos en la red proporcionaría más cobertura, un horizonte más amplio y más tiempo para identificar, reaccionar y disponer de una fuerza de respuesta a las potenciales amenazas aéreas. Recientemente una empresa internacional26 finalizó la reforma de los sistemas de radares mexicanos "En Route" utilizando equipos modernos y compatibles. La Figura 2 muestra la cobertura de radar de algunos de los emplazamientos modernizados.27 Los emplazamientos de radar que vigilan las áreas fronterizas como Tijuana pueden sustituir algunas de las brechas de cobertura creadas con la inminente desarticulación del Sistema de Radar Enlazado Aerostat. Si el costo para integrar los radares civiles y militares mexicanos en SDN resultara prohibitivo, la selección de unos cuantos radares de frontera para SDN aún proporcionaría a NORAD una capacidad de vigilancia aérea bastante mejorada. El objetivo es empujar la línea de advertencia de defensa anticipada más hacia el sur con el fin de dar a NORAD más tiempo para reaccionar a las amenazas potenciales. En efecto, esto daría a NORAD la capacidad de vigilar más "espacio de batalla". Los sensores adicionales son sólo una parte de la revolución SDN.

Figura 1. Una oportunidad para mejorar las relaciones con México

Figura 1. Una oportunidad para mejorar las relaciones con México

SDN también mejorará la telecomunicación y la automatización. Como indicó un oficial de la FAA, "La tecnología para integrar la información [mexicana] no es un problema". SDN convertirá los datos a un formato común basado en IP (Protocolo Internet). Esto también habilitará niveles diferentes de privilegios de datos en caso de que Estados Unidos elija no revelar ciertas informaciones. Actualmente la FAA "no puede transferir automáticamente aviones"28 con los centros de control mexicanos. Todas las transferencias se completan manualmente o se terminan en la frontera. A pesar de que el inglés es el idioma de la aviación internacional, algunos controladores mexicanos son más competentes que otros, persisten las barreras del idioma y se retrasan las transferencias manuales. Las transferencias manuales no son la mejor manera de pasar información ni de incrementar la percepción de situación de la FAA y del centro de control militar. Las transferencias manuales son una forma ineficaz de manejar el tráfico aéreo cada vez mayor entre Estados Unidos y México. Por ejemplo, el tráfico total de pasajeros y carga entre Houston y México ha aumentado casi el 20 por ciento en lo que va del año.29 La inclusión de la información de tráfico aéreo mexicano en la arquitectura de SDN permitiría las transferencias automatizadas entre los controladores mexicanos y estadounidenses, mejorando el flujo de personas y mercancías. Interconectando a SDN principalmente con las agencias civiles y las instalaciones de aeropuertos privatizadas de México evita una fuente de conflicto ya que no es necesario estacionar tropas estadounidenses en suelo mexicano para exportar la información.

Figura 2. Cobertura de radares de tráfico aéreo seleccionados mexicanos En Route" (no incluye todo)

 Figura 2. Cobertura de radares de tráfico aéreo seleccionados mexicanos " En Route" (no incluye todo)

La Secretaría de Comunicación y Transportes de México, no SEDENA, es responsable del sistema de tráfico aéreo civil. Ese departamento ha demostrado su voluntad de cooperar en cuando a intercambio de información y ha desarrollado un programa de intercambio estadístico con el Departamento de Transportes de los Estados Unidos. Asimismo, el negociador principal para incluir a México en SDN no sería la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, sino la Administración de Aviación Federal. La FAA y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México han mostrado receptividad a cualquier programa que avance la aviación y el transporte comercial. Como la FAA es una agencia civil, trabajar mediante un negociador de la FAA ayudaría a alejar de la mesa de negociaciones la desconfianza mexicana en la política de defensa de los Estados Unidos. La dirección de SEDENA pondría menos objeciones porque ellos se beneficiarían muchísimo de las fuentes de información estadounidenses que fortalecen el sistema de vigilancia aérea dentro de sus fronteras.

Integrar a México en el SDN complementaría los intentos recientes de SEDENA de fortalecer su panorama aéreo nacional. SEDENA estableció el Sistema Integral de Vigilancia Aérea en México, enlazando emplazamientos de radares militares exclusivos para retransmitir un panorama aéreo integrado a su cuartel general en Ciudad México. México compró tres plataformas aerotransportadas de aviso temprano Embraer EMB 145 para su Fuerza Aérea y varios aviones Hawkeye E-2 para su Armada para complementar su cobertura de radares basados en tierra. La respuesta inicial de funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en cuanto a lograr que tripulaciones de Embraer y de los AWACS estadounidenses intercambiaran ideas y participaran en sesiones de adiestramiento fue positiva. SEDENA aceptó ayuda especial e información por parte de los AWACS estadounidenses en apoyo a una seguridad nacional inclusive el año pasado. Los líderes de SEDENA también han aceptado tentativamente visitar este verano el cuartel general del Sector Sudeste de Defensa Aérea de NORAD en la Base Aérea Tyndall, Florida. Toda esta actividad e interés en fortalecer el panorama aéreo interno de México es un buen presagio para una cooperación más sólida en el futuro.

Planeamiento colaborativo

Además de beneficiarse de un sistema de vigilancia aérea común, el gobierno mexicano vería con buenos ojos los esfuerzos para darles voz en el planeamiento de la defensa del espacio aéreo norteamericano. Los oficiales de la embajada reconocen que México "consideraría seriamente cualquier iniciativa que los reconozca como socios iguales en la seguridad de América del Norte".30 Específicamente, Estados Unidos y Canadá deberían invitar a México a participar en el Consejo de Vigilancia del Espacio Aéreo Norteamericano (NAASC) y en el Grupo de Planeamiento Binacional (GPG) de la NORAD.

Incluir a México en NAASC permitiría un foro para tratar los intereses mexicanos sobre vigilancia y tráfico aéreos, e identificar los requisitos compartidos para encontrar el mejor uso de los sistemas existentes y futuros. El NAASC proporciona supervisión ejecutiva para la implementación del Plan de Vigilancia del Espacio Aéreo Norteamericano, refinamiento continuo de los requisitos de vigilancia aérea y coordinación de los asuntos operativos y de política. Como cuerpo coordinador binacional entre agencias, el NAASC "tiene sentido y representa ‘buen gobierno’, incluso en ausencia de una estructura formal".31 Incluir a México en el NAASC sería relativamente fácil debido a su estructura de grupo de trabajo informal. Como el NAASC no es un organismo del Comando Norte de los Estados Unidos, México estaría más dispuesto a participar. Como mínimo los representantes mexicanos quedarían expuestos a los requisitos de vigilancia aérea de Estados Unidos y Canadá, y podrían pensar en cómo contribuir.

Invitar a oficiales de enlace mexicanos para que observen y/o participen en el BGP de la NORAD abriría las comunicaciones y podría dar lugar al establecimiento de un mecanismo de coordinación con las agencias pertinentes (mexicanas y estadounidenses) para los planes de contingencia aéreo, terrestre, marítimo y de apoyo civil. No necesariamente se intenta coordinar una respuesta militar estadounidense con fuerzas mexicanas, sino más bien proporcionar un centro de intercambio de información y dar visibilidad a las capacidades potenciales que cada nación puede solicitar en caso de necesidad. Por ejemplo, los mexicanos estarían al tanto de las discusiones estadounidenses sobre una respuesta interagencias planeada ante un desastre natural cerca de un área fronteriza. Los representantes mexicanos podrían evaluar si las respuestas planeadas tienen deficiencias y ayudar a sincronizar la asistencia militar a las autoridades civiles en ambos lados de la frontera. Otro beneficio sería mantenerse informados de las situaciones emergentes de interés común. Por último, la participación mexicana en el BPG permitiría un intercambio de listas de prioridad de infraestructuras críticas y una comparación de planes para proteger la infraestructura compartida.

Flexibilidad de acción

La mejora del intercambio de información y la planificación colaborativa con México no limitan la libertad de acción de Estados Unidos. Aún se mantiene la opción de acción unilateral, mientras que a la vez se ofrece a los mexicanos más influencia en los planes de defensa continental.

México es una parte interesada en la seguridad de América del Norte y la NORAD debe asegurar que se tengan en cuenta sus intereses. México puede convertirse en una parte valiosa del equipo de defensa continental. La meta debe ser coordinar mejor la política y las operaciones de defensa continental con México para crear las condiciones para la participación plena de México en una nueva relación de socios.

La seguridad de América del Norte es indivisible. NORAD debe buscar una estrategia de participación con México para crear una verdadera relación de socios en la Seguridad de América del Norte.

Notas:

1."Defining Homeland Defense" (HQ AF/XOH handout). "Definiendo la Defensa del Territorio Patrio" (Folleto HQ AF/XOH). Programa de Orientación de la Fuerza Aérea: Pentágono, julio de 2004.

2. Centro para Política Internacional. "Just the Facts: A civilian’s guide to U.S. defense and security assistance in Latin America." "Sólo los hechos: Una guía civil para la asistencia de defensa y seguridad de los Estados Unidos en América Latina." http://www.ciponlinw.org/facts/mx. htm

3. Centro para Política Internacional. Ibid.

4. SAF/IA—Secretaría de la Fuerza Aérea para Asuntos Internacionales.

5. "The Western Hemisphere: An American Policy Priority." "El Hemisferio Occidental: Una Prioridad de la Política Estadounidense." Informe a los Equipos de Transición, del Foro de las Américas (8 de enero, de 2001).

6. "The Western Hemisphere: An American Policy Priority." "El Hemisferio Occidental: Una Prioridad de la Política Estadounidense." Ibíd.

7. Embajada de los Estados Unidos en México. http://www.usembassy-mexico.gov/emenu.html

8. Departamento de Estado de los Estados Unidos, página web InfoUSA. http://www.lib.nu.ac.th/infousa/ trade/2002est/mexico.PDF

9. Centro para Política Internacional. Ibid.

10. Nunez, Joseph. "A 21st Century Architecture for the Ameritas." "Una Arquitectura del Siglo 21 para las Américas." Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, agosto de 2002.

11. Fisher, John, Rough Guide to Mexico. 5th Edition.

12. Schroth, Holly and Jackie Ramirez. "The Mexican Venture." Georgetown University Senior Executive Leader-ship course handout, Oct 04.

13. Schroth, Holly and Jackie Ramirez. Ibid

14. Centro para Política Internacional. Ibíd.

15. Entrevista personal con oficiales estadounidenses, Embajada en Ciudad de México, octubre de 2004.

16. Consenso que surgió en una reunión de legisladores principales de Estados Unidos, Canadá y México en el Consejo de Relaciones Exteriores, octubre de 2004

17. Entrevista personal con oficiales estadounidenses, Embajada en Ciudad de México, octubre de 2004.

18. Entrevista personal con oficiales estadounidenses, Embajada en Ciudad de México, octubre de 2004.

19. Witek, Roger J. "Airpower’s Role in Homeland Defense: A Western Hemisphere Perspective." School of Advance Airpower Studies, Jun 2002.

20. "Airpower Analysis Update." World Air Power Journal (Winter 2000): 27.

21. Chabat, Jorge. "Mexico and Hemispheric Security: An Ambivalent Relation. (México y la Seguridad Hemisférica: Una Relación Ambivalente)". Presentación en la conferencia "Objetivos Estratégicos Hemisféricos para la Próxima Década", marzo 1719 de 2004.

22. Chabat, Jorge. Ibíd.

23. Testimonio ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, 13 de marzo de 2003. El General Eberhart es Comandante de NORAD y del Comando Norte de los Estados Unidos.

24. La cobertura cooperativa requiere que el avión tenga un repetidor que responda a interrogaciones de identificación. La cobertura no cooperativa, como el radar, no tiene tal requisito.

25. Wallace, Tim (HQ FAA). E-mail message to author, 10 Sep 04.

26. Thales Air Traffic Management ha vendido más de 900 radares ATC a más de 90 países en los últimos 30 años.

27. Mapa compilado a partir de datos de información de Thales Air Traffic Management y del sitio web Jane’s Air Traffic Control.

28. "Los miembros de NATCA trabajan con los controladores mexicanos para proteger la seguridad aérea." http//www.natca.org/mediacenter/natcaspotlight.msp

29. "El Tráfico Aéreo Continúa Aumentando en los Aeropuertos de Houston." http://www.houstonairport system.org/statistics/?year=2004&month=03

30. Entrevista personal con oficiales estadounidenses, Embajada en Ciudad de México, octubre de 2004.

31. Wallace, Tim. "Foundations for the Future" (Bases para el Futuro). Informe breve de HQ FAA creado para el Consejo de Vigilancia Aeroespacial de América del Norte, 2003.


¡Pobre México! Tan lejos de Dios, y tan cerca de Estados Unidos.

—Porfirio Díaz, Presidente de México


Colaborador

El Mayor Lawrence Spinetta

El Mayor Lawrence Spinetta, USAF (Licenciatura, Academia de la Fuerza Aérea; Maestría, Harvard University) es un becario en Asuntos Internacionales en el Concilio de Relaciones Exteriores (CFR), Washington, D.C. Anteriormente se desempeñó como un estratega CHECKMATE en el Estado Mayor del Pentágono. El Mayor Spinetta es un piloto e instructor con más de 1.400 horas de vuelo en el F-15C. Es egresado distinguido de la Academia de la Fuerza Aérea, Formación para aspirantes a pilotos del F-15 y de la Escuela para Oficiales de Escuadrón. El Mayor Spinetta también es egresado de los programas no-residentes del Curso de la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor de la USAF y del Curso de Comando y Estado Mayor del Cuerpo de Infantería de Marina. Recientemente fue seleccionado para la Escuela de Estudios Avanzados Aéreos y Espaciales.

Declaración de responsabilidad:

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Home Page de Air & Space Power - Español | Email su Opinión]